Además de las cervezas mexicanas, las margaritas y los refrescos, en nuestros restaurantes mexicanos de Galicia también contamos con las deliciosas, y cada vez más recurridas, aguas frescas. Las aguas frescas son refrescos hechos a base de frutas.

Cuando nos pasamos con el picante con unos tacos, unas tostadas o unas flautas, tenemos que recurrir a una bebida refrescante para poder paliar lo “enchilado”.

En México es muy habitual encontrar por la calle, a algún “vendedor de aguas” con su carretilla, que pasa caminando por los barrios ofreciendo sus aguas frescas. Los hay de decenas de sabores y son deliciosas.

Aquí, en el restaurante mexicano Chilam Balam, también tenemos aguas frescas. A nosotros nos llegan, directos desde México, los concentrados de pulpa de fruta que son la base de esas aguas frescas. En España es muy difícil encontrar la fruta fresca por estos rumbos durante todo el año. De esta forma, garantizamos contar siempre con todos los sabores.

Los sabores de aguas frescas que tenemos en el Chilam Balam son:

  • Guayaba. La guayaba es un fruto tropical que originario de América Latina. La fruta es muy rica, pero al olor es delicioso. De hecho, en homenaje a ello, Gabriel García Márquez tituló uno de sus libros como “El Olor de La Guayaba”. El agua es de color rosa.
  • Mango. Otra fruta tropical, muy conocida en España. Además de su dulce sabor tiene vitaminas que le otorgan cualidades anticancerígenas. El color del agua fresca de mango es un amarillo intenso.
  • Tamarindo. Un fruto particularmente extraño y poco conocido en Europa. Tiene forma de vaina y es muy difícil de describir su magnífico sabor, así que mejor pruébalo. Su peculiar color marrón, engaña mucho porque es más refrescante de lo que parece.
  • Jamaica. Esta agua fresca se hace con la llamada flor de jamaica, que tiene cualidades de reducir la tensión en pacientes con diabetes. Se hace con los cálices de la flor de Jamaica. Un vivo color fucsia-morado le ayuda a combinarlo en cocktail.
  • Horchata. Esta horchata es de arroz y sabe diferente a la que existe en España. Se sirve con un poco de canela en polvo, que contrasta con su color blanco.

Además, puedes pedir una limonada o una naranjada, que no hace falta explicarlas.

Ahora solo te queda probar las aguas frescas y que nos comentes cuál es tu favorita. Todas ellas son dulces y muy refrescantes. ¡Salud!

 

 

Pin It on Pinterest

Share This