Los tacos mexicanos: 5 preguntas claves

Los tacos mexicanos: 5 preguntas claves

Los tacos son el más popular y universal plato de la cocina mexicana. En los más de 12 años que tiene el Chilam Balam, muchas han sido las preguntas que nos hacen los clientes respecto a ellos. Por ello, en este post respondemos muchas de ésas dudas en cinco sencillas preguntas.

Exactamente, ¿qué es un taco?

El taco es una tortilla rellena de algo… así de simple. Para ser más exactos, nos ceñiremos al Diccionario Larousse de la Gastronomía Mexicana (escrito por el chef Ricardo Muñoz), dónde se describe que un taco es un:

“antojito que se prepara con una tortilla de maíz o de harina, rellena con algún alimento y doblada o enrollada. Es el antojito de mayor consumo en México. Por lo general, su nombre se relaciona con su relleno, su textura o por la forma de prepararlo o presentarlo”.

¿De qué se rellenan los tacos?

Los tacos mexicanos pueden ser rellenos de lo que tú quieras. Carne de ternera, pollo, pescado, vegetales, tubérculos, etc.
En el Chilam Balam, tenemos las tortillas y tenemos muchísimos rellenos, por lo que podemos hacer tacos de -practicamente- lo que sea. Sin embargo, en la carta y en nuestros menús del día tenemos una selección en la que se incluyen los tacos al pastor, tacos de bistec, de bistec con queso, tacos de cochinita pibil, tacos de carnitas, tacos de alambre, tacos de la plaza y, también, opciones de tacos para vegetarianos (cuitlacoche, flor de calabaza, rajas de chile poblano, etc.)

¿Los tacos son en tortilla de maíz o de trigo?

¡Pueden ser en ambas! Por lo general, en México es más común verlos en tortilla de maíz, porque son más consumidas. Sin embargo, en la mayoría de las taquerías suele haber los dos tipos de tortilla.
La principal diferencia es que la tortilla “clásica” es la de maíz, que proviene de la época azteca, se elabora con harina de maíz nixtamalizada, sal y agua. Por su parte, la tortilla de trigo, conocida en México como tortilla de harina, lleva trigo, manteca de cerdo o vegetal, sal y agua.

¿Cómo se come un taco?

La técnica es sencilla y compleja, a la vez. Pero como en todo, la práctica te hará maestro comiendo tacos mexicanos.
Si eres diestro, lo más utilizado es agarrar el taco con tres dedos (pulgar, índice y corazón) de la mano derecha, tal como se ve en la imagen. Luego, los dedos anular y meñique -casi por arte de magia- se levantarán solitos.

como coger un taco, restaurante mexicano

Pero, ¿Y la salsa? ¿se cae? Pues no, aquí también hay que equilibrar el taco hacia la parte por donde lo morderás. Así se irá el líquido hacia tu boca. Pero, además, hay que girar la cabeza hacia el lado izquierdo unos 45 grados para poder “atacar” el taco y darle una deliciosa mordida. Hay una frase muy tradicional en México que dice: “Por el modo de agarrar el taco, se conoce al que es buen tragón”.

¿Hay que ponerle salsa a todos los tacos?

Ponerle salsa es al gusto de cada uno. No hay obligatoriedad, pero un taco sin salsa es como un cielo sin estrellas. La salsa le da un sabor especial a los tacos. Lo cierto es que una cucharadita de salsa (verde, roja, pico de gallo o la que gustes) y unos gotas de limón, le vienen perfecto a todos los tacos mexicanos.

Ahora sí, parece que ya estás listo para disfrutar de los tacos.

5 curiosidades de la gastronomía mexicana

5 curiosidades de la gastronomía mexicana

La gastronomía mexicana, considerada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, cuenta con centenares de datos curiosos y anécdotas alrededor de sus ingredientes. Aquí te contamos cinco que nos llamaron la atención.

1. El amaranto, semilla inmortal

En 1519, cuando los conquistadores llegaron a la Nueva España, descubrieron que la base de la alimentación azteca eran el maíz, el frijol, el chile y el amaranto.

El amaranto es una semilla es que se utilizaba en forma de harina en la época prehispánica. La flor de la que se extrae el amaranto es muy fuerte y resistente a las inclemencias del tiempo. Por eso, para los aztecas representaba la inmortalidad en los rituales religiosos en los que la utilizaban.

2. Pozole ¿de perro?

El pozole, vocablo que proviene del náhuatl pozolli, es un plato de la gastronomía mexicana que- se hace de granos de maíz cacahuazintle a los que se le añade carne de cerdo, ternera o pollo. Sin embargo, en la época de los aztecas se hacía con carne de tepezcuintle, que en náhuatl significa perro de montaña, aunque no es un perro. Sino más bien era un tipo de roedor que habita en el centro del país.

3. El chile habanero, ¡de Cuba!

Uno de los chiles más picantes que existen es el chile habanero. Aunque no existe un registro fiel de la llegada del chile habanero a México, se intuye que llegó a la Península de Yucatán desde Cuba. Algunos historiadores afirman que llegó en los primeros desembarcos desde La Habana por parte de los conquistadores españoles. De ahí el nombre habanero.

4. El pan en México

Con la llegada de los españoles a México, también llegó el pan. El registro de venta se encuentra en una ordenanza de Hernán Cortés fechada en 1525. En esa ordenanza, se exigía que todas las panaderías enviaran sus panes a la plaza pública. El pan debería estar cocido y seco; y ahí se estipulaba el precio y el peso. Los panes que se producían eran salados y dulces.

5. El café de Veracruz

Se tienen registros de que el café llegó a México procedente de África y de Cuba entre 1720 y  1790. Y recaló en el puerto de Veracruz, desde dónde se fue a la ciudad de Córdoba, donde se empezó a cultivar la planta. A día de hoy, de las más de 60 comunidades indígenas que hay en México, cerca del 50% tienen relación con la actividad cafetalera.

Nunca nos iremos a dormir sin aprender algo. Sobre todo, si nos referimos a la gastronomía mexicana.

Fiesta Mexicana de Avión 2015: Reseña de una hermosa tradición

Fiesta Mexicana de Avión 2015: Reseña de una hermosa tradición

El pasado verano de 2015,  se celebró una de las fiestas más emblemáticas del verano en Galicia: la Fiesta Mexicana de Avión.

Si quieres conocer las novedades de la Fiesta Mexicana de Avión 2016, que se celebrará el próximo viernes 12 de agosto, pincha aquí.

Avión es un municipio de la provincia de Ourense que está muy vinculado a nuestro país. El apego de ese concello hacia México tiene que ver con la gran cantidad de gallegos que emigraron hacia América, concretamente a la tierra azteca.

A partir de ese momento, las vidas de muchos pueblos y aldeas cercanas se han vinculado a México. De hecho, a pesar que los registros oficiales la cifran en poco más de 2 mil habitantes, en verano se multiplican gracias a los mexicanos que vienen a pasar las vacaciones.

El pasado 7 de agosto, el Concello organizó la Fiesta Mexicana de Avión como un homenaje a todos esos emigrantes, así como a sus hijos y nietos. (Aquí su Fanpage). Esta edición superó las expectativas de visitantes y rompió récord de asistencia. 

La plaza de la Iglesia de Avión se convirtió en una pequeña capital de México en la que se escucharon mariachis en directo, se rompió la piñata y, por supuesto, comimos tacos.

En la Fiesta Mexicana de Avión estuvimos presentes tres restaurantes mexicanos de Galicia con tradición en la comunidad: El Mesón Mexicano -de Tourón (Pontevedra)-, El Rincón Azteca -de Carballiño- y, por supuesto, nosotros el Chilam Balam. Entre las platillos que se pudieron ver en la Fiesta Mexicana de Avión, hubo tacos, flautas, quesadillas, carnitas, entre otros antojitos mexicanos. La cerveza mexicana y el tequila tampoco faltaron, así que tuvimos una fiesta completa.

El Chilam Balam puso los tacos al pastor y las gringas. A pesar de que cada año seguimos llevando más comida, esta edición se nos volvió a terminar los casi 200 kilos de carne al pastor que llevamos. Lo que habla del indudable crecimiento que cada año tiene la fiesta.

La Fiesta tuvo una duración aproximada de 5 horas, en las que la música, el baile, los mariachis, los tacos y las bebidas tradicionales acompañaron las remembranzas y anécdotas de ese pueblo que emigró hacia México. Aquí te mostramos algunas imágenes de lo que vivimos en la Fiesta Mexicana de Avión 2015.

 

Los totopos de maíz del Chilam Balam

Los totopos de maíz del Chilam Balam

¡Qué rico es llegar al Chilam Balam y que lo primero que te pongamos sea una sonrisa y una bandejita de totopos con sus respectivas salsas picantes!

Los totopos son los trocitos de tortilla de maíz frita, crujientes y doraditos.  El nombre de los totopos procede del náhuatl totopochtli, que significa tostar/dorar. Aunque lo que se comía en la época azteca es muy distinto a los totopos actuales, se mantiene su nomenclatura por su enorme parecido.

Seguramente, al igual que mucha gente, tú los conocerás con el nombre de Nachos. Ese nombre erróneo fue adjudicado por los Estados Unidos que los popularizó bajo esa denominación. Sin embargo, para pedirlos correctamente hay que llamarlos totopos.

En México, es muy común que te los sirvan en los restaurantes y que, -como hacemos en Chilam Balam- se acompañen de salsas picantes. Y, por supuesto, quedan perfectamente para picar con un guacamole o unos frijoles refritos.

Los totopos de un restaurante mexicano deben ser caseros.

Es decir, hechos ahí mismo. Evidentemente, es más sencillo comprarlos “de bolsa” y servirlos, pero se perdería la esencia mexicana, lo que le ayuda a mantener su sabor tradicional. Por eso, en Chilam Balam, los hacemos diariamente.

En las casas de nuestro México, es muy común tenerlos recién hechos porque se suelen utilizar las tortillas que sobraron del día anterior. Así que, para aprovechar la tortilla del día anterior, se suele hacer una cruz con dos cortes, y nos quedarán cuatro triangulitos que están listos para pasar por la freidora.

Un plato tradicional mexicano que se elabora con totopos son los Chilaquiles, que suelen desayunarse y ser muy útiles para las resacas. Los chilaquiles son un plato lleno de totopos, bañados en salsa picante de tomate verde –aunque también puedes pedirla roja-, con pollo deshebrado por encima y gratinado con queso al horno lentamente. Hay quien le pone un huevo frito por encima y ¡a comer!

¿O sea que se llaman totopos?

Podríamos enumerar un sinfín de nombres simpáticos con los que -equivocadamente-, se les han llamado en nuestro restaurante: nachotos, doritos, pototos, patatillas, popitos, topos, etc. Pero en lo que todos nuestros clientes coinciden es que son muy “viciosos” y son ideales para picar en casa, como aperitivo. Por ello, si quieres comprarlos directamente en Chilam Balam, lo puedes hacer. Todos los días están recién hechos.

¿Se llaman limas o limones?

¿Se llaman limas o limones?

A cualquier taco siempre le viene muy bien unas gotitas de… ¿limón o lima? ¿a cuál nos referimos? ¿al amarillo o al verde?

La complejidad de disfrutar una buena comida mexicana en España, muchas veces empieza por saber nombrar a los ingredientes por su nombre de origen y por su nombre local. Y el claro ejemplo de ese debate es el de los limones y las limas.

Aquí en España el limón es el cítrico grande, como una pelota de tenis, de color amarillo. Sin embargo, en México, los limones son el cítrico pequeño, como una pelota de golf, de color verde.

Es decir, los limones de aquí, son las limas de allá. Aclarado este punto y, como estamos en España, le llamaremos lima al fruto de color verde para contarles los beneficios.

Y es que, unas cuantas gotitas de lima le dan un sabor exquisito a los tacos mexicanos. Les añade frescura y un puntito de acidez que nos hará más placentero nuestro taco.

Pero, por supuesto,  su beneficio no sólo está en el sabor. Las propiedades antioxidantes de la vitamina C tienen la virtud de proteger los ojos del envejecimiento y de la degeneración macular. Sus ácidos, por su parte, ayudan al sistema digestivo y estimulan los movimientos peristálticos.

Otro de los usos que tiene la lima -menos curativo, aunque también efectivo- es que funciona como “apaciguador” del picante. Cuando  se “enchilen” con alguna de nuestras salsas picantes, es aconsejable ponerle un poco de sal a la lima y chuparla. Ayudará a mitigar el “infierno” en nuestra boca.

Y si quieres darle un auténtico sabor al guacamole que prepares en casa, también ponle unas cuantas gotitas de lima. Además de darle un toque de frescura, la lima ayudará a que el aguacate no se “oxide” y se oscurezca tu guacamole..

Aunque no es un fruto exclusivamente mexicano, nuestro país exporta más de 2 millones de toneladas al año. En España, cada vez es más habitual encontrarlos en un área dedicada a las frutas tropicales de los supermercados.

Así que ya lo saben, unas gotitas al taco y serán más felices y sanos 😉

Tostadas mexicanas, una crujiente delicia culinaria

Tostadas mexicanas, una crujiente delicia culinaria

Las tostadas mexicanas son tortillas de maíz fritas y crujientes que se ha convertido en uno los principales antojitos mexicanos.

La tostada se utiliza como base para montar una amplia variedad de ingredientes fríos (guacamole, ceviche…) o calientes (carnes, guisados, revueltos…) y se puede servir de aperitivo o como plato principal.

Las tostadas mexicanas, a las que común y erróneamente en España se les llama “Tostas”, tiene un recorrido histórico desde la época azteca, en la que nuestros antepasados tostaban la pasta de maíz, quedando crujiente.

En su presentación como plato, es muy habitual que se le unten frijoles sobre la misma tostada para que los demás ingredientes se queden “pegados” a la base y evitar que se nos caigan al darle la primera mordida.

También se comen como aperitivo y es muy común encontrar en cualquier barrio, algún puestecito ambulante que las vende sólo con unas gotas de lima y salsas verde, roja y/o pico de gallo. ¡Delicioso entremés!

En la actualidad, y de la mano de nuevas tendencias de la gastronomía mexicana, a la masa de maíz se le agrega cilantro seco, pasta de chile o chocolate, para que al freír la tortilla adquiera un color diferente y un sabor más especial.

Y, ¿cómo se comen las tostadas mexicanas?

Pues muy sencillo: con las manos, como casi todos los antojitos mexicanos. Y sí, es normal que al morder se nos rompa y caiga al plato. Pero con la práctica, mejoraremos y sabremos “hincarle” el diente.

En Chilam Balam, además del ingrediente principal (tinga de ternera o pechuga de pollo deshebrada), a las tostadas mexicanas les ponemos frijoles refritos, lechuga fresca cortada en juliana, tomate picado en dados, nata y una rebanada de aguacate. Ya en la mesa, es recomendable que le pongas salsa para que tenga un toque picantón. La salsa verde le viene perfecta.

¡Provecho!

tostada, cocina mejicana, mejor restaurante

Pin It on Pinterest