El pico de gallo, la salsa favorita

El pico de gallo, la salsa favorita

De las cuatro salsas que ponemos en nuestro restaurante mexicano Chilam Balam, hay una que se ha convertido en la favorita de nuestros clientes. Por eso, en este post te enseñamos cómo hacer una salsa de pico de gallo.

El pico de gallo es una salsa con un menor grado de picante que el resto de salsas de las ponemos en nuestro restaurante. Y, desde el primer momento, se ha convertido en un buen acompañante para la comida mexicana, especialmente para aquellos que no les gusta que “pique mucho”.

En muchos lugares de la República Mexicana, a la salsa pico de gallo, se le conoce como salsa bandera o salsa tricolor, por la combinación de colores que tienen sus ingredientes principales. Además, en algunas regiones también se le puede llamar salsa mexicana, pero cada vez en menor medida.

¿Cómo se hace la salsa de pico de gallo?

El modo de preparación de la salsa pico de gallo es muy sencillo: simplemente hay que mezclar muy bien los ingredientes y… listo. Por eso, nuestra principal recomendación es que la prepares al momento que se va a consumir, porque sus ingredientes mantendrán la frescura y sabor ideales.

El pico de gallo lo preparamos con:

  • Tomate rojo cortado en cuadritos. Tiene que ser rojo para respetar el color de la bandera 😉
  • Cebolla blanca también en cuadros pequeños. En algunos lugares se corta en juliana.
  • Cilantro finamente cortado. Tiene que ser cilantro, no le pongas perejil ¡Por favor!
  • Trocitos de chile jalapeño. Si es fresco, mucho mejor. Pero si no, lo venden en lata en grandes superficies o tiendas “latinas” y nos vale perfectamente.
  • Unas gotas de lima. No queda muy bien con limón (aquí explicamos la diferencia entre lima y limón en España-México).
  • Sal.

Aunque en México puede tener alguna mínima variante, la fórmula más clásica es así,  como la hacemos en Chilam Balam.

Es muy fácil de hacer y muy práctica para acompañar cualquier plato: tacos, quesadillas, enchiladas, etc.

Consejo: Además de usarla como acompañamiento para comida mexicana, la puedes preparar en casa con un par de latas de atún y unos dados de queso, quedándote una ensalada fresca, nutritiva y muy mexicana.

¿Conoces el resto de nuestras salsas mexicanas?

El guacamole del Chilam Balam: ¿Cómo hacerlo?

El guacamole del Chilam Balam: ¿Cómo hacerlo?

“¿Cómo hacer un buen guacamole?, ¿Qué ingredientes lleva? ¿Por qué no me sale igual que los del Chilam Balam?” Éstas y otras preguntas son las que nos hacen habitualmente nuestros clientes. Y en este post, lo tratamos de aclarar.

 

El guacamole es uno de los platos más reconocidos de la cocina mexicana. Y uno de los más sencillos de hacer en casa. El nombre guacamole proviene del náhuatl “Ahuacatlmolli”, que se compone de las palabras “Ahuacatl”, que significa aguacate; y de la palabra “molli”, que hace referencia a “molido” o salsa.

 

El guacamole es el entrante más solicitado en nuestros restaurantes. Y sirve para “picar” con totopos o, en la mayoría de las ocasiones, para acompañar los platos.

 

¿Cómo hacer guacamole?

Encontrar los ingredientes para hacer guacamole como el de Chilam Balam es muy sencillo:

  • Aguacate. Debe estar maduro, porque si no va a ser complicado machacarlo.
  • Tomate rojo. Cortado en cuadritos pequeños.
  • Cebolla blanca. Al gusto. Lo ideal será ponerla cortada en cuadritos.
  • Cilantro. Tiene que ser cilantro finamente picado. No vale ponerle perejil ¡por favor!
  • Chile jalapeño. Entendemos que puede que no soportes mucho el picante, pero un toquecito le viene genial.
  • Unas gotas de lima 
  • Sal, al gusto.

Y su preparación también es muy sencilla. Simplemente hay que prensar los aguacates y, después, mezclar todos los ingredientes mencionados. Al final, agregamos la sal y las gotitas de lima.

 

“¿Y ya?”- Sí, es todo. Aunque hay que decir que la verdadera clave de un buen guacamole es un buen aguacate. En España, cada vez es más sencillo encontrar aguacates. Pero no solo nos referimos a un buen producto, sino también a abrirlo en el momento ideal del aguacate. Es decir, ni muy blando porque estará pasado, ni muy duro porque estará inmaduro.

 

Hay que destacar que, una buena ración de guacamole, también es beneficiosa para nuestra salud. Al aguacate se le considera como un excelente alimento, ya que posee un gran contenido calórico y graso. Asimismo, el aceite de aguacate tiene propiedades antioxidantes.

Pin It on Pinterest