En México, hay una adivinanza que dice: “Agua pasa por mi casa, cate de mi corazón, el que no me lo adiviné es un burro cabezón”. ¿Qué es? ¡Aguacate!

Y es que el aguacate, además de ser uno de los ingredientes claves en la cocina mexicana, forma parte de la cultura popular de nuestro país. El aguacate lo comemos en el famoso Guacamole, en rebanadas o en dados para acompañar los platos frescos, como en un cóctel de camarón y, por supuesto, en licuado con salsas para bañar unas flautas o unos tacos.

El origen de su nombre proviene del náhuatl (lengua azteca):“Ahuacatl”. La pronunciación de los primeros pobladores españoles fue derivando a aguacate.

Además de ser un fruto delicioso, también es beneficioso para la salud ya que previene diversas enfermedades.

Algunos de los beneficios del aguacate son:

  •  Mejora los niveles de colesterol y estabiliza el ritmo cardíaco.
  • Ayuda al crecimiento y reparación de la masa muscular.
  • Reduce la inflamación en las articulaciones y colabora en la reparación del cartílago.
  • Mejora el sistema inmunológico.

Un indicador para saber la madurez del aguacate es la facilidad con la que le podemos desprender el trozo de tallo que tiene. Si con un suave y firme “golpecito” lo quitamos, estará casi listo. Si no sale, le falta madurar.

Así que ya saben, si les apetece, pidan sus platos con aguacate. En Chilam Balam, lo utilizamos diariamente en nuestro guacamole, para decorar las tostadas, como ingrediente en las memelas de cochinita pibil, entre otros.

Pin It on Pinterest

Share This