¡Qué rico es llegar al Chilam Balam y que lo primero que te pongamos sea una sonrisa y una bandejita de totopos con sus respectivas salsas picantes!

Los totopos son los trocitos de tortilla de maíz frita, crujientes y doraditos.  El nombre de los totopos procede del náhuatl totopochtli, que significa tostar/dorar. Aunque lo que se comía en la época azteca es muy distinto a los totopos actuales, se mantiene su nomenclatura por su enorme parecido.

Seguramente, al igual que mucha gente, tú los conocerás con el nombre de Nachos. Ese nombre erróneo fue adjudicado por los Estados Unidos que los popularizó bajo esa denominación. Sin embargo, para pedirlos correctamente hay que llamarlos totopos.

En México, es muy común que te los sirvan en los restaurantes y que, -como hacemos en Chilam Balam- se acompañen de salsas picantes. Y, por supuesto, quedan perfectamente para picar con un guacamole o unos frijoles refritos.

Los totopos de un restaurante mexicano deben ser caseros.

Es decir, hechos ahí mismo. Evidentemente, es más sencillo comprarlos “de bolsa” y servirlos, pero se perdería la esencia mexicana, lo que le ayuda a mantener su sabor tradicional. Por eso, en Chilam Balam, los hacemos diariamente.

En las casas de nuestro México, es muy común tenerlos recién hechos porque se suelen utilizar las tortillas que sobraron del día anterior. Así que, para aprovechar la tortilla del día anterior, se suele hacer una cruz con dos cortes, y nos quedarán cuatro triangulitos que están listos para pasar por la freidora.

Un plato tradicional mexicano que se elabora con totopos son los Chilaquiles, que suelen desayunarse y ser muy útiles para las resacas. Los chilaquiles son un plato lleno de totopos, bañados en salsa picante de tomate verde –aunque también puedes pedirla roja-, con pollo deshebrado por encima y gratinado con queso al horno lentamente. Hay quien le pone un huevo frito por encima y ¡a comer!

¿O sea que se llaman totopos?

Podríamos enumerar un sinfín de nombres simpáticos con los que -equivocadamente-, se les han llamado en nuestro restaurante: nachotos, doritos, pototos, patatillas, popitos, topos, etc. Pero en lo que todos nuestros clientes coinciden es que son muy “viciosos” y son ideales para picar en casa, como aperitivo. Por ello, si quieres comprarlos directamente en Chilam Balam, lo puedes hacer. Todos los días están recién hechos.

Pin It on Pinterest

Share This