Lo primero que ponemos en la mesa cuando llegas a comer a los restaurantes del Chilam Balam, son nuestras cuatro salsas mexicanas picantes, acompañadas de totopos.

Y, como bien sabes, las servimos en orden ascendente. Es decir, el nivel de picante empieza desde abajo hacia arriba. Y, hay que decir que, muy pocos clientes soportan la de arriba, es decir, la salsa roja.

Las salsas mexicanas, como no podría ser de otra forma, no pueden faltar en ningún hogar del país azteca.  Y es que, desde niños, nos educan para acompañar la comida y algunos postres con un toque picante.

En el Chilam Balam hemos seleccionado las que mejor se adaptan a nuestra cocina y al paladar de nuestros clientes.

Nuestras salsas mexicanas son:

  • Pico de gallo: Es la de abajo. Y es la que más gusta. Es muy sencilla de preparar: lleva tomate, cebolla, cilantro, chile jalapeño, cortado en dados pequeños y unas gotas de lima. Y listo. No hay más secretos.
  • Salsa verde: Suele ser la segunda de abajo hacia arriba, pero su posición depende del grado de picor que el chile jalapeño tenga ese día. También lleva cilantro, tomatillo verde, ajo y listo. Es deliciosa para acompañar los sopes y las tostadas.
  • Salsa negra: Se hace con chile chipotle seco (como el de la foto inferior), que se pone a tostar. Por eso tiene ese sabor a “quemadito”. Lleva tomatillo verde y ajo. Al cocinarla, hay que tener muy ventilado, porque el olor que genera al tostarse es fortísimo.
  • Salsa roja: La intocable. Muy pocos de nuestros clientes la pueden soportar. Pero los que la soportan, no pueden vivir sin ella. Su ingrediente principal es chile de árbol y tomate rojo, un poco de sal y listo.

Obviamente, en cualquiera de los restaurantes de Chilam Balam, las puedes comprar para llevar a casa y puedas acompañar tu comida habitual con un poco o mucho picante de nuestras salsas mexicanas. ¿Te atreves?

chiles, tacos, cocina mexicana

El chile chipotle seco es la base de la salsa negra que hacemos en el Chilam Balam.

 

 

Pin It on Pinterest

Share This