¿Qué es el pozole?

¿Qué es el pozole?

Hay días señalados en el calendario del Chilam Balam, en los nuestra cocina prepara un caldo muy mexicano llamado Pozole.

El pozole es uno de los platos más típicos de la gastronomía mexicana. Su ingrediente principal son los granos de maíz blanco, denominado desde la época precolombina, el cacahuacintle.

El maíz cacahuacintle es la base del pozole. Es un alimento prehispánico, que se utilizaba para la elaboración de tortillas o pan en la era azteca. Su nombre proviene del náhuatl cacahuacintli, de cacahuatl (cacao) y centli (maíz), ya que es un tipo de maíz que asemejaba en su forma al cacao.

Es un caldo que puede ser de tres tipos: blanco, rojo o verde. El color depende del adobo de chile con que se prepare. Así, adquiere ese color y un toquecito picante.

El pozole también lleva carne de cerdo y de ternera deshebrada, que le dan una sustancia y un sabor delicioso. En Chilam Balam, el pozole lo solemos acompañar de  orégano seco, limón, sal, salsa picante de chile de árbol, lechuga rallada, rábanos rebanados y cebolla picada. En la mesa, ponemos tostadas, nata para untar y algún otro capricho que nos piden nuestros clientes.

¿Cuándo se hace pozole en Chilam Balam?

Solemos tenerlo los días patrios mexicanos, como el Día de la Independencia, el Día de la Constitución, el Día de la Revolución Mexicana o en días cercanos a la Navidad. Este jueves 15 de septiembre de 2016, coincidiendo con el aniversario de la Independencia de México, tendremos pozole durante el Menú del Día y por la noche.

Probablemente, estás por probar  la mejor comida mexicana típica representada -esta ocasión- en el Pozole.

5 curiosidades de la gastronomía mexicana

5 curiosidades de la gastronomía mexicana

La gastronomía mexicana, considerada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, cuenta con centenares de datos curiosos y anécdotas alrededor de sus ingredientes. Aquí te contamos cinco que nos llamaron la atención.

1. El amaranto, semilla inmortal

En 1519, cuando los conquistadores llegaron a la Nueva España, descubrieron que la base de la alimentación azteca eran el maíz, el frijol, el chile y el amaranto.

El amaranto es una semilla es que se utilizaba en forma de harina en la época prehispánica. La flor de la que se extrae el amaranto es muy fuerte y resistente a las inclemencias del tiempo. Por eso, para los aztecas representaba la inmortalidad en los rituales religiosos en los que la utilizaban.

2. Pozole ¿de perro?

El pozole, vocablo que proviene del náhuatl pozolli, es un plato de la gastronomía mexicana que- se hace de granos de maíz cacahuazintle a los que se le añade carne de cerdo, ternera o pollo. Sin embargo, en la época de los aztecas se hacía con carne de tepezcuintle, que en náhuatl significa perro de montaña, aunque no es un perro. Sino más bien era un tipo de roedor que habita en el centro del país.

3. El chile habanero, ¡de Cuba!

Uno de los chiles más picantes que existen es el chile habanero. Aunque no existe un registro fiel de la llegada del chile habanero a México, se intuye que llegó a la Península de Yucatán desde Cuba. Algunos historiadores afirman que llegó en los primeros desembarcos desde La Habana por parte de los conquistadores españoles. De ahí el nombre habanero.

4. El pan en México

Con la llegada de los españoles a México, también llegó el pan. El registro de venta se encuentra en una ordenanza de Hernán Cortés fechada en 1525. En esa ordenanza, se exigía que todas las panaderías enviaran sus panes a la plaza pública. El pan debería estar cocido y seco; y ahí se estipulaba el precio y el peso. Los panes que se producían eran salados y dulces.

5. El café de Veracruz

Se tienen registros de que el café llegó a México procedente de África y de Cuba entre 1720 y  1790. Y recaló en el puerto de Veracruz, desde dónde se fue a la ciudad de Córdoba, donde se empezó a cultivar la planta. A día de hoy, de las más de 60 comunidades indígenas que hay en México, cerca del 50% tienen relación con la actividad cafetalera.

Nunca nos iremos a dormir sin aprender algo. Sobre todo, si nos referimos a la gastronomía mexicana.

Las aguas frescas del Chilam Balam

Las aguas frescas del Chilam Balam

Además de las cervezas mexicanas, las margaritas y los refrescos, en nuestros restaurantes mexicanos de Galicia también contamos con las deliciosas, y cada vez más recurridas, aguas frescas. Las aguas frescas son refrescos hechos a base de frutas.

Cuando nos pasamos con el picante con unos tacos, unas tostadas o unas flautas, tenemos que recurrir a una bebida refrescante para poder paliar lo “enchilado”.

En México es muy habitual encontrar por la calle, a algún “vendedor de aguas” con su carretilla, que pasa caminando por los barrios ofreciendo sus aguas frescas. Los hay de decenas de sabores y son deliciosas.

Aquí, en el restaurante mexicano Chilam Balam, también tenemos aguas frescas. A nosotros nos llegan, directos desde México, los concentrados de pulpa de fruta que son la base de esas aguas frescas. En España es muy difícil encontrar la fruta fresca por estos rumbos durante todo el año. De esta forma, garantizamos contar siempre con todos los sabores.

Los sabores de aguas frescas que tenemos en el Chilam Balam son:

  • Guayaba. La guayaba es un fruto tropical que originario de América Latina. La fruta es muy rica, pero al olor es delicioso. De hecho, en homenaje a ello, Gabriel García Márquez tituló uno de sus libros como “El Olor de La Guayaba”. El agua es de color rosa.
  • Mango. Otra fruta tropical, muy conocida en España. Además de su dulce sabor tiene vitaminas que le otorgan cualidades anticancerígenas. El color del agua fresca de mango es un amarillo intenso.
  • Tamarindo. Un fruto particularmente extraño y poco conocido en Europa. Tiene forma de vaina y es muy difícil de describir su magnífico sabor, así que mejor pruébalo. Su peculiar color marrón, engaña mucho porque es más refrescante de lo que parece.
  • Jamaica. Esta agua fresca se hace con la llamada flor de jamaica, que tiene cualidades de reducir la tensión en pacientes con diabetes. Se hace con los cálices de la flor de Jamaica. Un vivo color fucsia-morado le ayuda a combinarlo en cocktail.
  • Horchata. Esta horchata es de arroz y sabe diferente a la que existe en España. Se sirve con un poco de canela en polvo, que contrasta con su color blanco.

Además, puedes pedir una limonada o una naranjada, que no hace falta explicarlas.

Ahora solo te queda probar las aguas frescas y que nos comentes cuál es tu favorita. Todas ellas son dulces y muy refrescantes. ¡Salud!

 

 

¿Se llaman limas o limones?

¿Se llaman limas o limones?

A cualquier taco siempre le viene muy bien unas gotitas de… ¿limón o lima? ¿a cuál nos referimos? ¿al amarillo o al verde?

La complejidad de disfrutar una buena comida mexicana en España, muchas veces empieza por saber nombrar a los ingredientes por su nombre de origen y por su nombre local. Y el claro ejemplo de ese debate es el de los limones y las limas.

Aquí en España el limón es el cítrico grande, como una pelota de tenis, de color amarillo. Sin embargo, en México, los limones son el cítrico pequeño, como una pelota de golf, de color verde.

Es decir, los limones de aquí, son las limas de allá. Aclarado este punto y, como estamos en España, le llamaremos lima al fruto de color verde para contarles los beneficios.

Y es que, unas cuantas gotitas de lima le dan un sabor exquisito a los tacos mexicanos. Les añade frescura y un puntito de acidez que nos hará más placentero nuestro taco.

Pero, por supuesto,  su beneficio no sólo está en el sabor. Las propiedades antioxidantes de la vitamina C tienen la virtud de proteger los ojos del envejecimiento y de la degeneración macular. Sus ácidos, por su parte, ayudan al sistema digestivo y estimulan los movimientos peristálticos.

Otro de los usos que tiene la lima -menos curativo, aunque también efectivo- es que funciona como “apaciguador” del picante. Cuando  se “enchilen” con alguna de nuestras salsas picantes, es aconsejable ponerle un poco de sal a la lima y chuparla. Ayudará a mitigar el “infierno” en nuestra boca.

Y si quieres darle un auténtico sabor al guacamole que prepares en casa, también ponle unas cuantas gotitas de lima. Además de darle un toque de frescura, la lima ayudará a que el aguacate no se “oxide” y se oscurezca tu guacamole..

Aunque no es un fruto exclusivamente mexicano, nuestro país exporta más de 2 millones de toneladas al año. En España, cada vez es más habitual encontrarlos en un área dedicada a las frutas tropicales de los supermercados.

Así que ya lo saben, unas gotitas al taco y serán más felices y sanos 😉

A la comida mexicana, ¡se le pone cilantro!

A la comida mexicana, ¡se le pone cilantro!

El cilantro es una de las especies más deliciosas en la faz de la tierra. Sí, así de contundentes somos cuando hablamos de uno de los ingredientes principales en la cocina mexicana y que, por supuesto, utilizamos muchísimo en Chilam Balam.

Con esta afirmación, no queremos decir que el perejil u otras especies no se utilicen en la preparación de la comida mexicana. Pero sí es importante saber que el cilantro es muy protagonista, y se puede servir tanto fresco, como cocinado. De hecho, en la cocina mexicana se utilizan una gran cantidad de especies, plantas, flores u hongos, lo que la convierte en un tipo de cocina muy adaptable para vegetarianos.

El cilantro es muy parecido al perejil (en su forma y color) pero hay enormes diferencias entre ambos en sabor y cualidades.

¿Cómo se usa el cilantro?

El uso de sus hojitas es una delicia para los pescados, mariscos y arroces perfumados, como el arroz a la mexicana, al que le da un sabor muy especial. En Chilam Balam lo utilizamos diariamente para cocinar la salsa verde, para preparar el pico de gallo, el guacamole o, simplemente, para decorar algunos de nuestros guisos. Y por supuesto, no te puede faltar echarle un poco a los tacos al pastor, a los de tacos carnitas o a otros platos frescos, como los cócteles de camarón o al ceviche.

La mejor forma para usarlo en un guiso es aplicarlo una vez que la cocción está terminada. Se pica finamente y listo. De esta forma, mantendrá su frescura y un sabor más intenso.

Pero nosotros somos más fans de comerlo fresco, porque es como se disfruta más. Y si lo acompañamos de unas gotas de limón es una gran decisión. De hecho, en cualquier taquería de México, siempre podremos encontrar cilantro picado para acompañar los tacos y, como no podía ser menos, en Chilam Balam también siempre lo tenemos.

El cilantro también es un buen compañero de cualquier plato picante porque le aporta un aroma que, combinado con el sabor “infernal” de los chiles, se convierte en una experiencia gastronómica singular.

En España, cada vez es más sencillo encontrarlo fresco. Las grandes superficies lo tienen en el área de verduras y, cada vez más, las pequeñas fruterías de barrio también lo suelen tener.

Además de por su delicioso sabor, el cilantro se utiliza por sus propiedades estimulantes, antiespasmódicas y estomacales. Por todo esto, sigue nuestro consejo: #PonleCilantro.

Pin It on Pinterest