Menú infantil del Chilam Balam

Menú infantil del Chilam Balam

Una de las palabras aztecas que se siguen utilizando en nuestro país es «Chilpayate«. Un chilpayate, en náhuatl,  es un niño de corta edad.

Pues bien, en nuestros restaurantes, cada día tenemos más chilpayates que nos visitan. Por ello, hemos diseñado un menú infantil específico para los más pequeños.

La composición del plato la hemos realizado a través de una selección de aquellos antojitos que más gustaron a los peques y hemos acertado completamente, según nuestros pequeños expertos.

El Menú Infantil del Chilam Balam, además de la bebida -que suele ser agua de sabores-, incluye un delicioso postre -en el que incluimos un helado o un trocito de tarta.

El menú infantil incluye:

  • Un taquito de bistec con queso: Es una pequeña tortilla de maíz con ternera troceada en dados y pasada por la plancha. Lo que más les encanta es el queso tostadito y fundido en la tortilla.
  • Una flauta de pollo: Este es un rollito de maíz frito y crujiente, que viene relleno de pechuga de pollo deshebrada. Sin adobo, ni picantes.
  • Una quesadilla a la plancha: Esta es la más popular de todos los componentes del plato. Una tortilla de trigo, calentada a la plancha y rellena de queso, que se funde por el propio calor de la plancha.
  • Guacamole: Una pequeña ración de guacamole o, si lo prefieren, podemos sustituirlo por frijoles.

El precio del Menú Infantil es de 7,5€ y les aseguramos que les va a encantar.

¿Se llaman limas o limones?

¿Se llaman limas o limones?

A cualquier taco siempre le viene muy bien unas gotitas de… ¿limón o lima? ¿a cuál nos referimos? ¿al amarillo o al verde?

La complejidad de disfrutar una buena comida mexicana en España, muchas veces empieza por saber nombrar a los ingredientes por su nombre de origen y por su nombre local. Y el claro ejemplo de ese debate es el de los limones y las limas.

Aquí en España el limón es el cítrico grande, como una pelota de tenis, de color amarillo. Sin embargo, en México, los limones son el cítrico pequeño, como una pelota de golf, de color verde.

Es decir, los limones de aquí, son las limas de allá. Aclarado este punto y, como estamos en España, le llamaremos lima al fruto de color verde para contarles los beneficios.

Y es que, unas cuantas gotitas de lima le dan un sabor exquisito a los tacos mexicanos. Les añade frescura y un puntito de acidez que nos hará más placentero nuestro taco.

Pero, por supuesto,  su beneficio no sólo está en el sabor. Las propiedades antioxidantes de la vitamina C tienen la virtud de proteger los ojos del envejecimiento y de la degeneración macular. Sus ácidos, por su parte, ayudan al sistema digestivo y estimulan los movimientos peristálticos.

Otro de los usos que tiene la lima -menos curativo, aunque también efectivo- es que funciona como «apaciguador» del picante. Cuando  se «enchilen» con alguna de nuestras salsas picantes, es aconsejable ponerle un poco de sal a la lima y chuparla. Ayudará a mitigar el «infierno» en nuestra boca.

Y si quieres darle un auténtico sabor al guacamole que prepares en casa, también ponle unas cuantas gotitas de lima. Además de darle un toque de frescura, la lima ayudará a que el aguacate no se «oxide» y se oscurezca tu guacamole..

Aunque no es un fruto exclusivamente mexicano, nuestro país exporta más de 2 millones de toneladas al año. En España, cada vez es más habitual encontrarlos en un área dedicada a las frutas tropicales de los supermercados.

Así que ya lo saben, unas gotitas al taco y serán más felices y sanos 😉

Tostadas mexicanas, una crujiente delicia culinaria

Tostadas mexicanas, una crujiente delicia culinaria

Las tostadas mexicanas son tortillas de maíz fritas y crujientes que se ha convertido en uno los principales antojitos mexicanos.

La tostada se utiliza como base para montar una amplia variedad de ingredientes fríos (guacamole, ceviche…) o calientes (carnes, guisados, revueltos…) y se puede servir de aperitivo o como plato principal.

Las tostadas mexicanas, a las que común y erróneamente en España se les llama «Tostas», tiene un recorrido histórico desde la época azteca, en la que nuestros antepasados tostaban la pasta de maíz, quedando crujiente.

En su presentación como plato, es muy habitual que se le unten frijoles sobre la misma tostada para que los demás ingredientes se queden «pegados» a la base y evitar que se nos caigan al darle la primera mordida.

También se comen como aperitivo y es muy común encontrar en cualquier barrio, algún puestecito ambulante que las vende sólo con unas gotas de lima y salsas verde, roja y/o pico de gallo. ¡Delicioso entremés!

En la actualidad, y de la mano de nuevas tendencias de la gastronomía mexicana, a la masa de maíz se le agrega cilantro seco, pasta de chile o chocolate, para que al freír la tortilla adquiera un color diferente y un sabor más especial.

Y, ¿cómo se comen las tostadas mexicanas?

Pues muy sencillo: con las manos, como casi todos los antojitos mexicanos. Y sí, es normal que al morder se nos rompa y caiga al plato. Pero con la práctica, mejoraremos y sabremos «hincarle» el diente.

En Chilam Balam, además del ingrediente principal (tinga de ternera o pechuga de pollo deshebrada), a las tostadas mexicanas les ponemos frijoles refritos, lechuga fresca cortada en juliana, tomate picado en dados, nata y una rebanada de aguacate. Ya en la mesa, es recomendable que le pongas salsa para que tenga un toque picantón. La salsa verde le viene perfecta.

¡Provecho!

tostada, cocina mejicana, mejor restaurante

A la comida mexicana, ¡se le pone cilantro!

A la comida mexicana, ¡se le pone cilantro!

El cilantro es una de las especies más deliciosas en la faz de la tierra. Sí, así de contundentes somos cuando hablamos de uno de los ingredientes principales en la cocina mexicana y que, por supuesto, utilizamos muchísimo en Chilam Balam.

Con esta afirmación, no queremos decir que el perejil u otras especies no se utilicen en la preparación de la comida mexicana. Pero sí es importante saber que el cilantro es muy protagonista, y se puede servir tanto fresco, como cocinado. De hecho, en la cocina mexicana se utilizan una gran cantidad de especies, plantas, flores u hongos, lo que la convierte en un tipo de cocina muy adaptable para vegetarianos.

El cilantro es muy parecido al perejil (en su forma y color) pero hay enormes diferencias entre ambos en sabor y cualidades.

¿Cómo se usa el cilantro?

El uso de sus hojitas es una delicia para los pescados, mariscos y arroces perfumados, como el arroz a la mexicana, al que le da un sabor muy especial. En Chilam Balam lo utilizamos diariamente para cocinar la salsa verde, para preparar el pico de gallo, el guacamole o, simplemente, para decorar algunos de nuestros guisos. Y por supuesto, no te puede faltar echarle un poco a los tacos al pastor, a los de tacos carnitas o a otros platos frescos, como los cócteles de camarón o al ceviche.

La mejor forma para usarlo en un guiso es aplicarlo una vez que la cocción está terminada. Se pica finamente y listo. De esta forma, mantendrá su frescura y un sabor más intenso.

Pero nosotros somos más fans de comerlo fresco, porque es como se disfruta más. Y si lo acompañamos de unas gotas de limón es una gran decisión. De hecho, en cualquier taquería de México, siempre podremos encontrar cilantro picado para acompañar los tacos y, como no podía ser menos, en Chilam Balam también siempre lo tenemos.

El cilantro también es un buen compañero de cualquier plato picante porque le aporta un aroma que, combinado con el sabor «infernal» de los chiles, se convierte en una experiencia gastronómica singular.

En España, cada vez es más sencillo encontrarlo fresco. Las grandes superficies lo tienen en el área de verduras y, cada vez más, las pequeñas fruterías de barrio también lo suelen tener.

Además de por su delicioso sabor, el cilantro se utiliza por sus propiedades estimulantes, antiespasmódicas y estomacales. Por todo esto, sigue nuestro consejo: #PonleCilantro.

Pin It on Pinterest